logo heredata
proindiviso

Proindiviso | ¿Qué es y cómo funciona?

¿Qué significa el término «proindiviso»? Dos son los pilares donde se fundamentan las leyes actuales: los derechos y los deberes de los ciudadanos. Cada quien recibe y es dueño de lo que merece, en función del trabajo que haya realizado.

Un mecanismo versátil, ya que no solo contribuye al buen funcionamiento de nuestra sociedad, sino que también permite que cada quien se sienta seguro con respecto a sus bienes. Después de todo, la ley se asegura de proteger tu derecho a poseerlo.

Pero, ¿qué pasa cuando ese derecho no necesariamente te pertenece a ti solo? ¿Qué hacer ante una situación de proindiviso? Presta mucha atención, a continuación, te detallamos todas las respuestas.

¿Qué es el Proindiviso?

Proindiviso o pro indiviso, es una terminología jurídica que hace referencia al bien compartido. Cuando una persona solo es dueña de una propiedad parcialmente, o sea que comparte este derecho con otra persona, entonces estamos en presencia de este término. Como la lógica indica, es sinónimo directo de copropiedad, comunidad de bienes y demás palabras similares.

Es bastante común ver la presencia de proindivisos cuando se tratan temas relacionados con herencia, matrimonios, divorcios y compras de inmuebles realizadas por una o más personas en conjunto.

Derechos de contar con un proindiviso

Entre los derechos de los que disfrutan los copropietarios, se encuentran:

  • El disfrute del bien.
  • El formar parte de la división del bien.
  • Defender su derecho con respecto al bien en común ante la ley.
  • Tener voz y voto en lo pertinente a la administración del bien común.
  • El poder obligar a los demás copropietarios a hacerse responsables del cuidado y mantenimiento del bien en común entre otras cosas.

Lo que hace de esta una circunstancia complicada y algo delicada de tratar, es el hecho de que legalmente no se tiene concretado qué parte exacta del bien le pertenece a cada copropietario. En otras palabras, se maneja una cuota abstracta o ideal donde todos poseen exactamente el mismo derecho al valor total del bien. Por ende, se dividen este valor total en porcentajes y partes iguales. En caso de que el bien en cuestión no sea fácilmente divisible (como podría ser un cuadro, una propiedad o un accesorio solo por poner unos ejemplos), todas las partes comparten el mismo derecho al uso y disfrute de este bien.

¿Qué implica el Proindiviso?

Siguiendo la línea lógica de pensamiento, entonces podemos fácilmente intuir cuales son las implicaciones de un proindiviso. Como todos los copropietarios son poseedores del mismo derecho al bien en cuestión, ninguno puede hacer uso del mismo sin consentimiento de los demás. De igual forma no es posible vender, hipotecar, donar o realizar cualquier transacción con este bien compartido sin la aprobación previa de cada copropietario.

Sí, cada copropietario puede vender o disponer de su parte del bien, pero en muchos casos esto es sencillamente inviable. Por ejemplo, si el bien es una propiedad o una vivienda no se puede simplemente vender una parte de la misma, no tendría sentido alguno. Sin contar con el hecho de que de igual forma se debe contar con el consentimiento de los demás copropietarios.

Generalmente, la opción que resulta más viable para gestionar una situación de proindiviso, es la del acuerdo o pacto. Todos los copropietarios discuten y determinan de qué forma cada uno de ellos puede disfrutar del bien. Esta acta debe ser firmada y todas las partes involucradas deben atenerse a lo que este documento diga.

Aunque claro, se puede recurrir a medidas diferentes; todo depende de la situación y de la actitud de los involucrados. Por ejemplo, si ya no se quiere ser copropietario de un proindiviso, lo más sensato sería exigir la disolución del mismo.

¿Quieres vender la parte de tu inmueble?

Contacta con nuestro equipo y recibe la oferta en menos de 24 horas

¿Cómo disolver un proindiviso?

Por ley, cualquier miembro de un proindiviso puede exigir la disolución del mismo en cualquier momento, siempre y cuando, esta intención tenga como motivación alguna de las siguientes causas:

  • El deseo de renuncia al bien compartido.
  • La destrucción o pérdida del bien.
  • Problemas con la división del bien.
  • El deseo de consolidación. En otras palabras, es cuando cada uno de los copropietarios desee hacer suyos los porcentajes de derecho de los demás, o bien, cuando todos los copropietarios deciden ceder su derecho a un tercero.

Tipos de proindiviso

Es importante determinar qué tipo de proindiviso se está manejando, para poder efectuar con éxito la disolución. Tan solo existen dos categorías: proindiviso divisible y proindiviso indivisible.

Proindiviso divisible

Un proindiviso divisible es aquel bien común que puede dividirse sin perder valor alguno. En otras palabras, cualquier bien compartido que sea fácilmente divisible en partes iguales. Un ejemplo claro sería una suma de dinero. Solo haría falta dividir esta cantidad en partes iguales y repartirlas entre cada copropietario. Y en el momento en que cada uno de los involucrados es finalmente dueño del porcentaje que le pertenece, queda disuelto.

Proindiviso indivisible

Por el contrario, el proindiviso indivisible es aquel bien común que no puede dividirse en partes iguales, ya sea porque pierde valor o porque es simplemente imposible. Un ejemplo claro sería un cuadro valioso. No se puede cortar por la mitad, estaríamos dañando el bien y perdería totalmente su valor.

¿Se puede disolver un proindiviso indivisible?

Es algo más complicado, pero no necesariamente imposible. Después de todo, existe una alternativa muy sensata para solventar la situación y de la cual hablamos un poco con anterioridad.

Así que se puede plantear un acuerdo entre copropietarios, donde se permita que la parte interesada en renunciar a su derecho venda su porcentaje del bien a un tercero. También, donde todas las partes involucradas vendan su porcentaje del bien a un copropietario que esté interesado en adueñarse de la totalidad del bien compartido.

proindiviso

Contrato de un mediador

Si se quiere tomar la medida de disolver un proindiviso indivisible, se recomienda fervientemente contratar a un mediador. Un profesional que, bajo juramento de confidencialidad, servirá como intermediario entre todas las partes involucradas. Fomentará y guiará la comunicación entre todos los copropietarios y, sin favoritismos, buscará que todos se vean realmente beneficiados del asunto. No dictará ninguna sentencia y no buscará aplicar los derechos, aunque los conozca. El mediador sólo se enfocará en que la situación se solucione de forma satisfactoria para todos.

Aunque tampoco hay que malinterpretar. Si el mediador no aplica ninguna ley relacionada con los derechos, no es porque busque romper estas normas ya establecidas o porque se vea beneficiado por esto. Es así porque mientras los derechos subjetivos no sean contrarios al orden público ni afecten o perjudiquen a terceros, son renunciables.

¿Por qué buscar a un mediador externo?

Esta opción se torna atractiva si lo que se busca es evitar conflictos entre las partes involucradas. Si en vez de ser uno de los copropietarios, es un tercero el que guía la conversación, todos se sentirán más cómodos, ya que no hay cabida para los engaños o para la subjetividad. Después de todo, el mediador no es parte de la comunidad e independientemente de la decisión que se tome, no se verá más o menos beneficiado.

Si cada uno de los involucrados puede disponer de un abogado mucho mejor. La actitud que tomarán cada uno de estos abogados será colaborativa y se les hará mucho más fácil llegar a un acuerdo.

¿Cómo disolver un proindiviso por la vía jurídica?

Lamentablemente, no todas las situaciones son las idóneas y es muy probable que alguno de los copropietarios no esté interesado en colaborar con los demás. Sí la situación es así, no hay que desesperar. En estos casos extremos se tendrá que tomar la vía legal/jurídica y llevar el caso ante un juez. Se encargará de determinar la mejor forma de disolver el proindiviso.

  • La decisión del juez probablemente termine siendo la subasta judicial. Implica que se tomará la totalidad del bien y se ofrecerá a la venta. De esta forma el mejor postor se adueñará del mismo y el proindiviso finalmente quedará disuelto.
  • El dinero conseguido por esta transacción se dividirá en partes iguales entre todos los copropietarios. Lo que debes saber es que en este tipo de venta y a diferencia de las subastas regulares, el precio será menor al costo original del bien (entre un 30% y un 50% menos).

Es por la existencia de este hecho, que se recomienda no hacer uso de la vía jurídica si no es plenamente necesario. Todos los copropietarios están perdiendo mucho más de lo que deberían.

Por ejemplo, una opción más que válida si te hallas en esa complicada situación, es la de hacer uso de una empresa interesada en la compra de proindivisos. Ya que sí hay compañías y entidades que se dedican a realizar este tipo de comercio, es decir, empresas que se dedican a la compra de porcentajes de un bien en común. Vale resaltar que este proceso es totalmente legal y está amparado incluso por el Código Civil.

Consejos e información a tener en cuenta en un proindiviso

Acto de conciliación

Antes de decantarse por la medida extrema de tomar la vía jurídica, es recomendable que se realice un acto de conciliación que involucre a todos los copropietarios. Se expodnrá claramente el escenario y los beneficios que todos podrán disfrutar. Es posible que este acto sea suficiente para convencer al copropietario conflictivo para que acceda a un acuerdo.

Y aunque no se logre el objetivo de convencer con el acto de concilio, funcionará como prueba ante la corte para demostrar que el problema reside única y exclusivamente en este individuo conflictivo.

No confundir con un condominio

Es muy fácil cometer el error de comparar equivocadamente uno con el otro. Tanto uno como el otro, comparten características idénticas. Pero hay diferencias claves entre proindiviso y condominio que no está de más tener en cuenta.

Para ejemplificar podemos decir que un proindiviso indivisible clásico puede ser una vivienda. Después de todo, no podemos dividir una propiedad de este estilo en dos o más partes iguales. Pero cuando hablamos de condominios, hablamos de una división física y se puede dar más que perfectamente la situación en que dividan la propiedad y le otorguen un trozo de la misma a cada quien.

Pactos en un proindiviso

Ten muy en cuenta los pactos ya establecidos y ten cuidado al momento de comprometerte con uno nuevo. Si en el pasado firmaste un acta donde te comprometiste a mantener y cuidar el bien compartido junto con los demás copropietarios, tu derecho a exigir la disolución del proindiviso queda anulado. Estos pactos no suelen tener una duración mayor a 10 años. Si formas parte de uno y quieres disolver el proindiviso, tendrás que esperar que transcurra este lapso de tiempo, ya que el compromiso previo anula el deseo actual.

Relación con el nudo propietario y el usufructo

El proindiviso se puede fácilmente relacionar con el nudo propietario y el usufructuario, pero no necesariamente tiene que ver uno con el otro. Hay que recordar que la nuda propiedad y el usufructo son derechos diferentes, aunque tengan que ver con la misma vivienda o propiedad.

Por lo que no existe un proindiviso entre la nuda propiedad y el usufructo. Ahora, todo sería algo diferente si son varias las personas que adquieren la nuda propiedad de un bien o son otras las que adquieren el usufructo del mismo. En este caso sí podría existir.

Ayuda profesional 

Nunca dejes de buscar ayuda y consejos de profesionales. Anteriormente, se recomendó que al momento de querer plantear un pacto entre los copropietarios, se buscara a un especialista que fungiera como mediador entre todas las partes involucrada. Un acto más sensato aún, sería el buscar este tipo de ayuda desde el inicio.

Puede ser que hayas llegado a una resolución y creas que la mejor opción es vender tu porcentaje del bien o quizás creas que tomar la vía jurídica es la única opción. Pero ten en cuenta que puedes estar en un error y solo un profesional podrá corregirte. No tomes decisiones apresuradas, puede que termines arrepintiéndote.

¿Quieres vender la parte de tu inmueble?

Contacta con nuestro equipo y recibe la oferta en menos de 24 horas

Últimas entradas

Contacta con Heredata

SOLICITA INFORMACIÓN

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER